Cobra Kai S03, el pasado regresa para enfocar el futuro

portada_cobra_kai

Este texto es porque ya vi los 10 episodios de la tercera temporada de Cobra Kai de Netflix. Cuando la comencé sabía (por los trailers) que Okinawa regresaría y pensé que sería el punto alto, pero me equivoqué, porque eso fue la entrada a lo que vendrá en el futuro.  A continuación una reseña sin spoilers de este nuevo ciclo.

Recordamos la famosa pelea en la escuela, en la que Miguel, Samanta, Tory, Demitri, Hawk, Tori y Hawk convirtieron toda su rivalidad deportiva en algo personal. Los “teenagers” van en busca de su nuevo camino, su nuevo objetivo, el “deathmatch” que eligieron siendo parte de los Dojo “Del valle”.  Cada adolescente tiene conflictos personales que llevan en sus espaldas durante toda la temporada, terminando en aceptar lo que ellos realmente son y lo que quieren para el futuro.

Regreso al pasado

Johnny (William Zabka) y Daniel (Ralph Macchio) tienen diversos problemas personales que también parten con el final del segundo ciclo y que en la tercera temporada intentan resolver mediante un retorno a ciertas épocas, en la que ciertas acciones del pasado son fundamentales para lo que se viene de manera inmediata y también para el futuro a mediano y largo plazo. Dicen que el pasado está siempre allí y que no se puede enterrar, algo que a lo largo de los capítulos se confirma.

Lawrence evoluciona bastante como personaje, mostrando que amor por Miguel y Carmen son más fuerte que todo lo que pensó durante 30 años acerca de su rival de la secundaria y de todo en lo que creyó a partir de su primer encuentro con John Kreese. Su protagonismo se mantiene y espero que todo lo aprendido en este ciclo sea realmente el golpe de madurez que requiere como hombre.

Daniel vuelve a caer en “no estar cerca de su hija”, pero al igual que Johnny, sus acciones del pasado y un deseo de superación para el futuro, lo dejan bien parado con lo que él más ama en el mundo, su familia. También deja de lado su ego y recelo por un buen golpe de madurez.

John Kreese (Martin Kowe) se consolida como el villano, el emperador Palpatine de este universo Cobra Kai. Su historia y motivación que se pudo ver en The Karate Kid Part III, acá se profundiza y lo pone como el gran personaje, el que da el nombre a la serie.

John_Kreese
John Kreese, el villano de esta temporada.

Acción y drama

Sigue la línea de lo visto en las dos temporadas, con todos los personajes que saben Karate aplicando sus enseñanzas en diversos combates de alto nivel. De todas formas nada supera a lo visto en el final de la segunda temporada.

Las relaciones entre los teenagers son otro de los motores que hace vivir a esta serie. Los sentimientos de Tori, Miguel, Samantha y Robby son importantísimos. La relación entre ellos se hace más profunda, dejando la balanza aún más distanciada entre unos y cercana entre otros.  También hay tiempo para la redención y las enseñanzas.

Hay un poco de comedia, pero es lo justo para seguir adelante con la historia de manera seria.

Daniel_Sam
Padre e hija, una relación que sigue en construcción.

Johhny

A lo largo de tres temporadas ha buscado ser una mejor persona, ha buscado limpiar la imagen que conocimos en ese primer ciclo, cuando revivió el dojo Cobra Kai. En este nuevo ciclo se transforma en el favorito , porque es el que tiene más actividad, el que tiene los objetivos más claros. Tal como el reencuentro con sus amigos en la temporada anterior, acá hay un hecho que lo hace crecer, ordenando parte de su vida.

Johnny
Johnny está a punto de cerrar un ciclo importante.

Pero recuerden que en este universo, toda decisión traerá consecuencias, las que veremos en la próxima temporada de esta tremenda serie que sin lugar a dudas les recomiendo que vean a ciegas.

About Panda_Austen

Periodista. Colecciono películas, pero me fascinan los videojuegos y Dragon Ball. En Instagram me pueden encontrar como @panda_austen

View all posts by Panda_Austen

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *